CLnJNWdUkAA0vra

¿Quién debe proteger al trabajador?

LOCALES, OPINION

¿Quién debe proteger a los empleados y trabajadores en general, será el Ministerio de trabajo, empleo y seguridad social, el empleador, el IPS, la policía, la municipalidad o quien, quizá pocas veces nos hacemos esta pregunta cuando se está en edad productiva que se establece entre los 18 y 60 años.


Sin embargo cuando alguien obtiene un empleo, más aún si es el famoso primer empleo e inicia su actividad productiva, nadie se preocupa por si es un empleado en regla o no, si es cotizante en IPS, si algunas vez se jubilará, seguramente porque esta con toda su vitalidad y cree que nunca tendrá siquiera un hijo, o no se tornara un viejo con problemas de salud ni necesitara atención médica en caso de sufrir un accidente.
Pues cuando alguien comienza a trabajar debe exigir un contrato individual de trabajo donde se establezcan las cargas laborales, las condiciones y los reglamentos a respetar en el empleo que acaba de iniciar y de esta forma olvidarse de los problemas que ambas partes en el futuro puedan tener por no cumplir con estas normas básicas establecidas en el Código del Trabajo.
Muchas de las situaciones por la cual no deberían estar pasando los conciudadanos de esta ciudad de Encarnación son las consecuencias de trabajar con los comerciante principalmente de origen extranjero, que ofrecen trabajo a los jóvenes solo para explotar su capacidad física e intelectual, poniéndolos a trabajar 10 a 12 horas diarias sin pagar un solo guaraní demás, por supuesto que ni pagan el salario Mínimo porque en estos momentos pagan 400 mil guaraníes semanales pero no les ofrecen nada. Deben almorzar en el trabajo, y no se descansa ni los domingos.
Y lo peor es que vienen a turistear los funcionarios de la Ministerio del Trabajo, y solo hacen compras con las coimas que consiguen de estos aprovechados que les pagan unos 200 dólares a cada uno para que hagan la vista gorda y no verifiquen nada. ¿Cómo se explica que hay como unos 300 comercios y de ellos más de 1000 empleados? de los cuales nadie figura con IPS y sin embargo día a día deben ir a trabajar sin ninguna seguridad ni garantía, porque en caso de que un solo reclamo a su jefe, este lo despedirá y no le dará siquiera lo se ganó en la semana. “le dirá anda ándate” osea jaguaisha nde mose!
¿ Que hicieron mal la juventud de nuestra ciudad que están trabajando en el circuito para llevar el sustento a familiar a su hogar, sin ninguna garantía y peor nadie los ve ni los protege, el código del trabajo es letra muerta y más bien parece un circuito comercial de empleados explotados como en la época de los Mensú, la dictadura de los militares o inclusive se parece a la época de la colonia cuando venían los Europeos a esclavizar a los dueños de las tierras, impidiendo que ellos ejerzan algún derecho, sin embargo estos imponían sus reglas o leyes, al igual que ahora, nadie hace respetar en el circuito comercial, el día de la madre, el día de la independencia, el día del trabajador, el día de virgen, porque para estos explotadores no existen estas leyes.
Todos los empleados son sometidos bajo el mismo yugo, sin ninguna garantía de que con el empleo y estudio mañana puedan constituir familia, seguir trabajando, este tipo de sometimiento al cual se está atropellando a la fuerza laboral de Encarnación en el circuito comercial, no traerá nada bueno, porque son personas que no pueden defender sus derechos, no se les permite organizarse en sindicatos como lo hacían en los años 1950, o alguna organización que les permita conquistar derechos ya plenamente establecidos en la Constitución Nacional y el Código Laboral como son las 48 horas laborales semanales, las vacaciones, la asignación familiar, el seguro de IPS, el descanso semanal y el de los feriados, la obligación de crear guarderías, o la libertad de crear sus sindicatos, etc.
Lamentablemente en el circuito comercial hay mucho dinero, nadie desea hacer cumplir las leyes como en este caso le compete al Ministerio de Justicia y al IPS e ir a verificar in situ, entrar a todas las dependencias de los comercios, ver la cantidad de empleados existentes e inscribirles de oficio y dar una nota a los dueños de estos negocios a que cumplan las leyes laborales o que serán sancionados con la seguridad de que así se hará.
Es hora de que ya no se permita la explotación de empleados en el comercio privado, ni por parte de los conciudadanos, ni a los descendientes de Europa, Asia, o Medio oriente, porque ellos finalmente solo llevan a sus países los recursos económicos que aquí obtienen explotando a la fuerza laboral que solo desea trabajar y muchas veces cree que no será una persona mayor, no tendrá hijos, ni sufrirá un accidente o quedarse inhabilitado para trabajar justamente yéndose a su lugar de trabajo. Por ello las autoridades responsables deben intervenir, y es más, el municipio a través del Intendente también debería tener la información de qué, quiénes y cuántos trabajan en el circuito y que tipo de impuestos pagan y si sus empleados están acorde a las leyes laborales.

Deja un comentario